De highlanders, floreros y ángeles caídos. (Parte I) - Lana Fry

domingo, julio 23

De highlanders, floreros y ángeles caídos. (Parte I)


Hoy me habéis pillado que tengo el día nostálgico y voy a hablaros de esas novelas y autores que, ante esta vorágine de autores y libros que surgen nuevos cada día, están quedando en el olvido. Sé que tengo una sección aquí en el blog destinada a ello —La Cápsula del tiempo—, pero me apetecía hacerles un pequeño homenaje aunque más adelante profundice más en alguno de ellos.

¿De qué voy a hablaros hoy?

Voy a hablaros de Highlanders, de Floreros y de Ángeles Caídos. También os contaré cosas sobre reinos de ensueño, prolíficas familias y hermandades de vampiros. Puede que encuentre sitio también para presentaros a ese grupo de amigas que viven en una pintoresca finca u os invite a adentraros en la escocia medieval para que conozcáis a unas personas que se quedarán contigo siempre.


¿Habéis oído hablar de Julián de Macedonia, de Kirian de Tracia o de Zarek de Moesia? ¿Sabéis acaso qué son los Dark Hunters —o Cazadores Oscuros, si lo preferís— y de quién son? Si les conoces, te felicito. Has disfrutado de unos buenos libros y, en caso contrario, te invito a que lo hagas. Antes de que Jennifer L. Armentrout causara furor con su serie Cazadora de hadas, existían los nombrados arriba Cazadores oscuros, de la autora Sherrilyn Kenyon. Otrora fueron guerreros, príncipes y hasta esclavos que tuvieron una muerte cruel, dolorosa y puede que injusta. Algunos fueron asesinados a traición. Su alma, clamando venganza, es escuchada por la diosa Artemisa y les propone un trato: tendrán su tan ansiada venganza a cambio de su alma y de luchar contra los daimons, demonios que devoran almas humanas. En un momento como ese, la inmortalidad no les parece un mal trato. 

Cientos y hasta miles de años después, nos encontramos en Nueva Orleans, ciudad donde se origina la mayor parte de la trama de todas las novelas. Conocemos primero a Julian, un semidios convertido en esclavo sexual, encerrado entre las páginas de un libro hasta que una mujer lo rescate y disfrute de él hasta que el tiempo pasara y tuviera que volver al libro. Kirian, un príncipe tracio, fue asesinado por la mujer que amaba. Talon de los Morrigantes, un guerrero celta, fue maldecido por un dios después de que matara a su hijo. Zarek fue hijo de una prostituta y un senador romano, criado como esclavo, sin conocer la bondad humana. Y no nos dejemos a Aqueron, el primer Cazador Oscuro, cuyo pasado y procedencia parecen ser tan antiguos y desconocidos que nadie sabe realmente quién es.

Y hay más, muchos más, pero me quedo con esos seis o siete primeros libros: Julian, Kirian, Zarek, Talon, Valerius, Wulf y Vane.

Un amante de ensueño
Placeres en la noche
El Abrazo De La Noche
Bailando Con El Diablo
El Beso De La Noche
El Juego De La Noche
Disfruta De La Noche
(y un largo etc)


Raffe, Nicholas, Michael y Lucien. Cuatro amigos del colegio (Eton), apodados los Ángeles caídos por sus compañeros de colegio debido al parentesco de su nombre con los ángeles y arcángeles. Y también por su fama disoluta propia de los jóvenes de su edad. Estamos ante unas novelas ambientadas en el Londres de principios del siglo XIX, con los rescoldos de la guerra aun calentando sus pies. ¿Autora? Mary Jo Putney.

Primero nos encontramos con Nicholas, el conde gitano, cuya reputación lleva el peso de una tragedia acaecida años atrás, concretamente la noche en la que su abuelo murió y a él se le acusó de matar de su mujer. Raffe, un espía al servicio de su país, es encomendado por su amigo Lucien para una misión en la que todo debería de ir bien de no ser por esa molesta mujer que se interpone en su camino. ¿Lo peor de todo? Que es la mujer que le rompió el corazón años atrás. La guerra ha acabado y Napoleón se ha retirado, pero Lucien, también apodado Lucifer, sigue trabajando para el servicio de inteligencia, del cuál es el jefe. En la búsqueda de un espía inglés que actuó a favor de los franceses, conoce a Kitty, una joven oculta tras muchos disfraces y nombres con una misión muy clara en mente. Y por último tenemos a Michael, el torturado y melancólico Michael. Como segundo hijo de un duque, su lugar estaba en el ejército. La guerra le marcó no solo el cuerpo, sino también el alma. En una de las batallas en las que resulta herido, conoce a Catherine, una enfermera abnegada. La suya es una historia de las que se cuece a fuego lento, de idas y venidas, pero preciosa de principio a fin.

Tormenta de pasiones.
Pétalos en la tormenta
Un baile con el diablo
Arcoiris roto
(y otro etc porque tienen relacionados)


Cuando pienso en Lisa Kleypas, más allá de Alex Raiford o Derek Craven, me vienen a la cabeza los nombres de Annabelle, Lily, Daisy y Evie, las cuatro “marginadas” socialmente en los salones y la sociedad inglesa. (Wallflowets o floreros, eran esas chicas a las que nadie sacaba a bailar y que se pasaban las veladas sentadas, viendo a todos disfrutar del baile). Estamos también en novelas históricas. Nada tienen en común estas cuatro chicas pero aprovechan sus puntos fuertes para ayudarse las unas a las otras. Annabelle es una joven noble venida a menos cuyos problemas económicos la llevan a buscar marido rico para salvar a su familia del desahucio y la pobreza. Lily y Daisy son dos americanas con más dinero que buenas formas y que no acaban de cuajar del todo en la encorsetada sociedad británica. Evangeline, por su parte, tiene unos orígenes más bien humildes y su tartamudez, fruto de su baja autoestima y confianza, hacen que sea complicado mantener una conversación con ella. En una época en la que el matrimonio parecía ser la única salida para una mujer, estas cuatro mujeres no están dispuestas a traicionarse a sí mismas con tal de conseguirlo.

Secretos de una noche de verano
Sucedió en otoño
El diablo en invierno
Escándalo en primavera


Hoy en día, cuando encontramos novelas de vampiros, la inmensa mayoría, por no decir todas, están ambientadas en la actualidad. Y si algo tiene de diferente La hermandad de la sangre de la autora Kathryn Smith, es que están situadas temporalmente en el siglo XIX. Chapel, Bishop, Saint, Reign y Temple fueron caballeros templarios que, en mitad de una cruzada, encontraron algo que les cambió la vida para siempre y les convirtió en lo que son ahora: vampiros. El mismo mal que conspira y es deber suyo proteger a la gente de ello. Y en el camino, encontrarán el amor.

Mía para siempre
Amor inmortal
Pasión eterna.
De aquí a la eternidad.
Amarte es mi destino.


Y dejamos las lluviosas y húmedas tierras inglesas para adentrarnos en Escocia. ¿Y sabéis qué significa eso? Exacto: HIGHLANDERS. Ya sé que todos tenemos en mente a Jamie Fraser, pero no es el único escocés calzado con kilt y encanto. Con los highlanders de Karen Marie Moning nos encontramos con una mezcla de culturas y leyendas celtas, viajaremos en el tiempo y creeremos en los druidas y otras criaturas. Y con un tinte más normal, tenemos los hermanos McAllister de Kinley Mcgregor (conocida también como Sherrilyn Kenuon. ¿Os suena?). Entre sus páginas encontramos a unos protagonistas fuertes y decididos, que luchan por lo que creen y lo que aman, que se enamoran de mujeres llenas de coraje y tenacidad. Todo esto aderezado en una ambientación marcada por la dureza de la época y contada con un tono irónico que caracteriza a la autora.

KAREN MARIE MONINGNiebla de las Highlands.
Cómo seducir a un guerrero.
El toque del Highlander.
El beso del Highlander.
El Highlander oscuro.
El Highlander inmortal.
El hechizo del Highlander.

KINLEY MCGREGORDueño del deseo.
En busca del Highlander.
Caballero oscuro.
Nacido en pecado.
El retorno del guerrero.
El escocés domado.
El guerrero.


Iba a seguir contándoos más cosas, pero voy a dejarlo aquí… de momento. Este artículo tendrá una segunda parte que espero poder compartir con vosotros dentro de poco.

Espero que os haya resultado interesante. Si no conocíais la mitad de estos libros, me alegro de haberte dado la oportunidad de hacerlo; son libros que vale la pena leerse. Y si eres de los afortunados que ya lo hacían, espero haber despertado en ti ese sentimiento de nostalgia que me ha hecho escribir este artículo. ¿Ganas de releer?

¡Hasta pronto!


Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. ¡Hola Lana!
    Los libros de Cazadores oscuros ya los conocía y, hasta lei alguno que ahora estará perdido por mis estanterías. Y con todo lo que has dicho, la verdad es que me apetece leer todos; quizás el que mas me llame sea el de los vampiros templarios.
    Nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Los Cazadores Oscuros tienen ya sus años (y sus libros) pero yo me sigo quedando con los primeros porque al final ya la historia desvaría demasiado. Los de los templarios son originales. No dejan de ser vampiros pero la gracia está en la vuelta de tuerca que les da, en otra imagen.
      Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola tesorito mío!
    Ya había leído la entrada en el móvil, pero como soy así de feliz pos no había comentado ni ná.
    A mí los de Cazadores Oscuros es que no me llamó la atención, leí el primero y ahí me quedé, y mira que no me gusta quedarme con sagas a medias pero... No creo ni que lo retome. Aún así, me he apuntado un montón de libros que creo que me gustarían jajaja
    Muchos besotes de chicleeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holis! A mi me gustan, pero los primeros (y alguno suelto que me he leído de la saga pero porque me gustaba el personaje y quería saber qué pasaba con él jajaja).

      ¡Ya me dirás si leer alguno! De todas formas, tengo pendiente la segunda parte de este artículo, así que reserva papel y tinta que es posible que te guste alguno más.

      ¡Besitos!

      Eliminar