¿Qué estoy haciendo con mi vida? - Lana Fry

viernes, julio 15

¿Qué estoy haciendo con mi vida?





Pues ahora mismo, muchas cosas y a la vez, ninguna.

Principalmente, estoy inmersa en la corrección de mi proyecto más ambicioso hasta el momento: una novela. O relato largo. No sé cómo debo llamarle, la verdad. Soy bastante simple en la clasificación de lo que escribo. Todo se resume en relatos largos y relatos cortos y Pide un deseo (tampoco sé si se puede decir el nombre completo si tengo intención de presentarlo a algún concurso o mandarlo a editoriales), es lo más largo hasta el momento.



Pues eso, que la historia de Ethan y Thea, con su reencuentro años después de acabar el instituto, con sus más y sus menos y las dudas entre alejarse o acercarse más, me tienen  comido todo el tiempo. Y las ganas. Y la emoción y el hype a raudales. ¿Quién iba a decirme a mí que estos dos, que en un principio solo iban a reencontrarse en una cena de amigos, acabarían contándome una historia que yo no habría imaginado jamás? Y creo que eso es lo que más me gusta de escribir, que nunca sabes qué va a pasar y esos personajes que te acompañan tanto tiempo y a los cuales acabas cogiendo cariño, te van desvelando poco a poco qué es de ellos, qué ha sido y qué quieren ser. Te dan pequeños spoilers con los cuales tu empiezas a darle a la cabeza y a montar teorías y caminos para llegar allí pero que luego ellos se encargan de desmontarlas y mostrándote qué ha pasado realmente.



Estoy muy emocionada con esta historia, pero no todo está siendo un camino de rosas. Hay momentos en los que haría como George RR Martin y les cortaría la cabeza a todos. Son esos momentos en los que te planteas tu propia valía como escritora aunque el día anterior te creyeras capaz de comerte el mundo; también son esos momentos en los que tienes la sensación de que la historia no va a ninguna parte y sientes que los personajes te han abandonado, que no hay más que contar. La falta de concentración por las circunstancias que te rodean tanto en casa como en el trabajo, también influye en el buen ritmo que llevabas, un capítulo por día y mirabas con ilusión el 31 de julio en el calendario y estabas convencida de que lograrías presentarte al concurso de Titania. Hay días en los que sientes que has fracasado en el propósito que te habías marcado y, en cambio, hay otros en los que te dices “no pasa nada, estás yendo por el buen camino y si no es Titania, será otro. ¿Será por concursos?”. La automotivación, desconocida para mí hace tiempo, puede ser una buena aliada.



¿Qué más estoy haciendo con mi vida?

Pues tengo un par de manualidades que tengo pendientes desde hace tiempo. Estoy deseando tener algún día libre en el trabajo y algo de dinero para poder comprar material para poder ponerme con ello. Quiero hacer un organizador de escritorio con cartón, unas cestas para paliar el desastre que es mi estantería y hacer mi nombre en letras 3D.

Y eso para empezar y lo más inmediato que tengo ahora mismo. Quién sabe, a lo mejor mañana me levanto queriendo hacer una nave espacial para irme a otro sitio donde no haya  tanta violencia, ni atentados, ni racistas ni homófobos. Quién sabe.



¿Qué más? ¿Qué más?

Sigo leyendo, mucho de hecho. He dejado un poco de lado la literatura romántica y estoy intentando paliar el mono de Juego de Tronos ahora que ha acabado la temporada de la serie, leyéndome los libros. Ayer justamente terminé el primero y esta tarde, de camino al trabajo, empezaré el segundo. No sé si intercalaré algún libro entremedias, pero mi plan es leerme los cinco de GoT uno tras otro. Para cuando acabe, a lo mejor me habré convertido en un Caminante Blanco.



Reconozco que tengo el blog un tanto abandonado y pido disculpas de rodillas si hace falta por ello. Estoy preparando algunos artículos que van más allá de las típicas reseñas, pero necesitan de un trabajo y de un tiempo que no siempre dispongo.

Y creo que este ha sido un buen resumen de cómo está siendo mi verano. No digo nada del calor porque creo que todos vamos sobrados de eso y no sería noticia. Pues nada chicos y chicas, nos vemos en el próximo artículo. Espero que estéis pasando un buen verano y los que estáis de vacaciones, disfrutad mucho de ellas y coged fuerzas para la vuelta.



1 comentario:

  1. Novela. No-ve-la. ¿Por qué nos da tanto miedo decirlo? Es una novela. Todo esto se aleja mucho de un relato largo.

    A seguir hacia adelante.

    ResponderEliminar