12 agosto 2017

RESEÑA: Una corte de rosas y espinas, de Sarah J. Maas



Feyre está desesperada, su vida y la de su familia dependen de ella. Enfrentada al hambre más absoluto, no dudará en ir al bosque prohibido y matar si es necesario. Pero su osadía la convierte en prisionera del misterioso Tamlin, quien a pesar de su aparente frialdad la hará descubrir una ardiente pasión que marcará su destino. Lejos de su familia y su mundo, Feyre tendrá que tomar una decisión capital para salvar todo lo que ama.



Si os tengo que ser sincera, ni siquiera leí la sinopsis cuando empecé el libro. Era tanto lo que había leído por ahí de la novela (sin spoilers pero el hype de la gente, a veces, es contagioso) que simplemente me hice con ella. Tenía curiosidad por saber qué tanto tenía el libro que atraía a tanta gente.

Después de haberlo leído, casi puedo entender que les haya gustado tanto.

Estamos ante un reboot más de La bella y la bestia (en algunas partes me ha recordado mucho a La Belle et la Bête, la película franco-alemana del 2014 con Lea Seydoux en el papel de Bella y Vincent Cassel en el de Bestia) pero con un giro en la trama muy interesante.

Feyre está acostumbrada a ser ella la que saque a su familia del hambre, la que se interne todos los días en el peligroso bosque para cazar algo que les dé de comer a su padre lisiado y a sus dos hermanas mayores, quienes parecen estar más preocupadas por la apariencia y los vestidos, que la situación en la que se encuentran. El hambre desespera a la gente y vuelve locos a los más cuerdos. Feyre no ha llegado aún a ese punto pero ya no sabe qué más hacer para llevar dinero y comida a casa. Por eso, cuando un día se le cruza un ciervo por delante, no lo duda y levanta el arco para dispararle; no tiene tiempo de sentir lástima. Lo que no esperaba era que apareciera un lobo gigante, rondando a la cierva también. Una flecha en el ojo es todo lo que necesita Feyre para para abatir al animal.

Lo que no esperó para nada fue que ese acto conllevaría unas consecuencias que cambiarían su vida por entero. La llegada de una bestia clamando venganza por el lobo muerto, que resultaba ser un fae, hará que Feyre abandone su familia y se vea prisionera en una tierra de la que solo conoce por leyendas y que entraña misterios que nadie humano ha podido llegar a discernir. Y el primer misterio tiene nombre: Tamlin, la bestia que la saca de su casa acusándola de haber matado a su amigo a sangre fría. Pero tanto Tamlin no es lo que parece y Feyre pronto descubrirá que, bajo esa apariencia animal, se esconde un hombre (o Fae en su lugar) preso de una maldición que le obliga, tanto a él como a su gente, a llevar una máscara que les oculta el rostro al mundo. No pueden hablar de ello pero Feyre sabe que es lo bastante grave como para que afecte también a su mundo, el de los humanos.

A partir de aquí, la historia se vuelve interesante aunque no se desprende del todo de la base de La Bella y la bestia. Todos maldecidos en el castillo sin poder hablar de lo que realmente pasa, que solo ella tenga la capacidad de salvarles a todos, ese odio del principio que se va tornando en amor a medida que se van conociendo… Son muchos los detalles y similitudes pero me ha gustado este giro que le ha dado. Los Fae parecen estar de moda en la literatura últimamente (ya hemos pasado a los vampiros, los hombres lobo y los ángeles caídos) y aquí tenemos un ejemplo más de que, un mismo tema puede dar para muchas versiones.

Como viene siendo habitual últimamente, estamos ante un libro escrito en primera persona y, aunque estoy un poco cansada de este punto de vista, tengo que reconocer que es el adecuado para esta historia. Es Feyre la que tiene prejuicios contra los Fae, la que desconoce toda la historia al igual que nosotros y meterse en su cabeza con todos los interrogantes y dudas que le van surgiendo es el punto clave de la historia. No tendría gracia que conociéramos a Tamlin por él mismo porque el misterio de todo lo que le rodea, perdería su gracia. Así que, sin que sirva de precedente, diré que me ha gustado leerlo en primera persona.

Feyre me ha gustado mucho como personaje. Es fuerte y luchadora y no le importa poner su vida en peligro si con ello consigue ayudar a su familia o a los que le importan. La vida y las circunstancias de estas la hacen cambiar y será interesate ver cómo le afecta lo ocurrido al final del libro. Habrá que leer el segundo.

También Tamlin me ha gustado. Lleva una pesada carga sobre los hombros y, aunque a veces tenga apariencia de bestia, tiene un gran corazón. Se preocupa por su gente y su destino, del cual se cree responsable. Ha intentado luchar él solo contra la maldición pero ha llegado a un punto en el que no puede hacer nada más que dejarse vencer o dar su vida por ello. Estaba buscando una palabra que definiera a Tamlin y después de darle muchas vueltas, tengo que decir que “sensible” es la que creo, bajo mi punto de vista, más le define. Pese a su capacidad de convertirse en una bestia cuando quiere o estar alterado, pese a lo brusco o solitario que se muestre a veces, incluso pese a ser uno de los mejores guerreros, es un alma sensible que se emociona con la música, con los paisajes bellos, con la sonrisa de una chica a la que está empezando a querer sin remedio.

El personaje que más me ha sorprendido ha sido Rhys pese a que lo presentan al principio como uno de los villanos. Esconde más de lo que muestra y los pequeños detalles que va enseñando le convierten en un personaje que dará mucho de qué hablar en los siguientes libros.

Tengo que decir que me ha durado un suspiro el libro y eso es gracias al estilo ágil con el que está escrito. De vez en cuando se agradece toparte con una historia así, que te haga disfrutarla sin pensar demasiado. Como ya sabéis, el mes pasado formé parte de la Lectura Conjunta de Trono de Cristal (podéis leer la reseña aquí), de la misma autora que Una corte de rosas y espinas, y tengo que decir que este me ha gustado más.

¿Qué más me queda por decir? Creo que ya lo he dicho todo. Es un libro que he disfrutado mucho, que me ha resultado muy agradable de leer y que me alegro de haber descubierto a Sarah J. Maas. No se ha convertido, de la noche a la mañana, en una de mis autoras favoritas pero sí que la voy a seguir de cerca.



¿Y vosotros, la habéis leído? ¿Qué os ha parecido?

Un beso y hasta la próxima.


Image and video hosting by TinyPic

5 comentarios:

  1. Holaa
    A mi el libro me gustó, pero el segundo es muuuucho mejor, ya verás :D
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Ya me han comentado que el segundo mejora muchísimo y nada más termine con Corona de medianoche (el segundo de Trono de cristal), me pongo enseguida con este.

      ¡Muchas gracias por comentar!

      Un beso.

      Eliminar
  2. Hoola Lana!
    Me encanta la pelicula que mencionaste pero solo la ví una vez, capaz esta noche la repita ;)
    Me alegra mucho que este primer libro te haya gustado tanto, personalmente para mi fue bastante normal pero el segundo ya se pone increible <3 Espero que lo puedas leer pronto y que lindo que Sarah te terminara gustando como escritora :D
    Me encantó la reseña, me hiciste revivir todos mis pensamientos mientras leía este libro :P
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucy! Te diré que lo he empezado esta mañana (no podía esperarme jajaja) y llevo muy poco aún. Lo que sí sé es que Feyre ha dado un gran cambio y que eso va a traer cola. ¡Ya os contaré qué tal me ha parecido!

      Un beso!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me alegro un montón de que te haya gustado, sobre todo porque ahora el siguiente te va a gustar más. A mí, como ya te dije, este primero me decepcionó pero los dos siguientes me encantaron.
    Espero leer tus reseñas de los siguientes.
    Un Beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...