15 julio 2017

Cosas que debéis saber sobre Pide un deseo, mi primera novela.

Seguro que muchos pensarán que es como la catedral de Los pilares de la tierra, tanto tiempo echando mano de ladrillo, yeso y mano de obra y sin acabar de construirse. Otros pensarán que lo que publico por las redes sociales cae en saco roto porque  no se ven resultados. Habrá quién crea que debe ser la novela más llena de defectos y errores porque llevo meses diciendo que estoy corrigiendo.

Puede que se equivoquen.

Puede que no.

Lo que es cierto es que Pide un deseo verá la luz antes de que acabe el año. De eso podéis estar seguros.

Y ahora, voy a responder a las tres cuestiones de arriba:

1) La novela, al contrario que la catedral, está escrita y terminada. Sí. Terminada que no es lo mismo que estar lista para publicar. Cuando escribes tu primera novela, cometes todos (o casi todos) los errores que puede cometer un novel y esas cosas hay que arreglarlas de la mejor forma que se sepa. Mi error fue lanzarme a ello sin planear nada. ¡Si ni siquiera iba a ser una novela! Iba a ser solo un relato corto en el que dos personas se reencontraban después de diez años. Pero una vez empecé, no pude parar. Las escenas fueron saliendo y yo iba llenando libretas. Sí, señores y señoras, libretas. Escribí el primer borrador a mano, sin escaleta temporal y sin saber qué era lo que pasaría en la escena siguiente. Cuando leí esas 120 páginas del borrador pasadas a ordenador, me puse las manos a la cabeza. De eso hace ya un año. Lo imprimí y empecé a añadir cosas, a cambiar, a engrosar partes, a quitar otras. Y fue entonces cuando surgió la segunda parte de la novela que no estaba en el borrador. Todo eso lleva su tiempo y si vas dando palos de ciego, pues tardas más.

2) Me motiva poner cosas en las redes sociales. Si estoy escribiendo un momento emotivo con uno de mis personajes, me gusta poner gifs llorando y lamentándome o emocionándome. Si me dan ganas de matar a un personaje por estúpido (creedme, en algún momento me comprenderéis y desearéis hacerlo también), pues lo pongo. Y si digo que he corregido dos capítulos es porque para mí es todo un logro teniendo en cuenta el poco tiempo del que dispongo. Casi nadie me responde (solo los que a) me aguantan porque llevan sufriendo conmigo desde el principio o b) los que me entienden y nace la solidaridad) pero seguro que muchos piensan que hablo más de lo que debería, que a lo mejor alardeo sin tener motivos para ello (aún). Pero me gusta poner mis pequeños progresos aunque a algunos les parezca una tontería.


3) Pide un deseo tiene errores, no voy a negarlo, pero no tantos como para pasarme meses corrigiendo. Que oye, que a lo mejor cuando lo publique la gente piense que debería haberme tomado más meses para seguir corrigiendo, pero ya nos enfrentaremos a eso si se da el caso. Ya lo puse en este post: tengo muy poco tiempo para poder sentarme en el ordenador y corregir. Me paso prácticamente el día fuera de casa y cuando llego estoy tan cansada que lo que menos me apetece es ponerme. Solo quiero tirarme en la cama, leer o dormir. Por eso estoy tardando tanto, porque aprovecho los días libres para intentar avanzar. Estoy en el punto en el que arreglo pequeñas incoherencias, cambio párrafos de manera que se entienda mejor y añado pequeños detalles que he echado en falta en la lectura. También hay que tener en cuenta que mis dos lectoras cero están ocupadas (una con sus exámenes de universidad y otra con su propio trabajo) y no pueden echarme una mano.

Y ahora que he aclarado todo esto, voy a contaros qué voy a hacer después.

Cuando pase el visto bueno de mis lectoras cero y la situación económica me lo permita, Ethan y Thea viajarán hasta el corrector para que termine de subsanar esos errores que se nos hayan podido escapar. Después de eso y ya con la sinopsis hecha y la maquetación lista, será el turno de hablar con la portadista. Cuando todo eso esté listo, será entonces cuando la deje volar hacia vuestras manos. Aunque en las últimas semanas he tenido ciertas dudas sobre qué hacer con ella una vez finalizada, finalmente será autopublicada por Amazon. Me han preguntado si pensaba mandarla a editorial y lo cierto es que esa ha sido mi primera opción siempre, pero he cambiado de opinión. No por nada en concreto, sino porque no quiero presiones de ninguna clase con esta novela y sé que una negativa me dejaría algo rota. Pide un deseo es mi punto de partida y quiero hacerlo a mi ritmo y a mi manera; mientras, seguiré aprendiendo y escribiendo.



¿Y para cuando la sinopsis? Pues cuando sepa qué poner en ella sin destriparos el final. Es jodido, ¿sabéis? Tengo un borrador sin acabar de la sinopsis y os juro que me está costando sangre, sudor y lágrimas. Pero la sacaré adelante, al igual que estoy sacando la novela.

¿Qué puedo contaros de los personajes? De momento, solo puedo decir que, reencontrarse después de diez años sin verse, hará que las vidas de Ethan y Thea se tambaleen, que se replanteen cosas que daban por hecho y que se cuestionen las decisiones que tomaron en el pasado. Me gusta creer que Pide un deseo es una historia de segundas oportunidades. El amor no solo será el protagonista, sino que la familia y la amistad tendrán un papel vital en ella. Adoro a Thea, su protagonista, alguien que ha aprendido de sus errores, que ha salido adelante a base de fuerza de voluntad y de unas personas que no la dieron por perdida aun cuando todo el mundo lo hacía, pero la evolución de Ethan es lo que me tiene encantada. No os va a caer bien al principio, ni a mí lo hacía, pero cuando llegas a un punto en el que te emocionas como él y se te encoge el corazón como a él, no puedes evitar quererle.

De la trama solo puedo decir que transcurrirá entre Londres y Roma y que varias escenas del pasado se entremezclarán con el presente como si nunca se hubiera ido.

No sé qué más contaros de momento. Espero poder tener pronto la sinopsis para que os hagáis mejor una idea de qué os encontraréis entre sus páginas.

Y eso es todo. Me apetecía contaros un poco más sobre esa novela misteriosa de la que siempre hablo pero que nadie ve *risas* y espero que os hayáis convencido de que no es un mito, sino que existe y existirá para vosotros en los próximos meses.

Muchas gracias a todos, de verdad, sobre todo a aquellos que, sin apenas conocerme, me han apoyado y animado, me han tirado de las orejas y se entusiasman con las cositas que voy comentando pese a no haber leído nunca nada mío más allá de estos posts del blog.

Gracias y nos vemos pronto!


Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. Qué ganas tan inmensas tengo de leer tu novelita ya, eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, qué nervios, qué miedo, qué todo!

      Eliminar
  2. *No sabe si soltar risa malvada de lectora cero, o llorar porque no puede corregir*

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...