07 mayo 2017

RESEÑA: La partitura, de Anna Casanovas




Adam necesita quedarse ciego para aprender a ver de verdad. El accidente que le roba la vista le obliga a reconocer que lleva meses sin ser capaz de componer, que ya no siente la música como antes, que la mujer con la que comparte la vida está vacía y que ha estado a punto de perder las personas que más deberían importarle. Va a cambiar, el destino le ha dado una segunda oportunidad y va a aprovecharla. Lo único que no puede hacer, por mucho que lo intente, es ver la música dentro de él. Hasta que un día escucha a una chica tocando una partitura en una librería.
Charlotte se instala en Londres con el único objetivo de cumplir una promesa: terminar la carrera de música, pero no quiere hacer amigos, no quiere volver a tocar un piano y no quiere sentir nada. Hasta que un día, en una librería, conoce a Adam. Tal vez, si consigue ayudarle a resolver el misterio de la partitura inacabada, su corazón no muera para siempre del todo.



Cuando compré La partitura, lo hice con una idea preconcebida de lo que esperaba encontrarme. No soy de las que abre un libro por una página cualquiera y, según lo que lee, lo compra o no, así que me guié por la portada tan bonita que tiene y por lo que ponía en la sinopsis.

¿Os podéis creer que pensaba que era histórica? Sí, no sé por qué, al leer la sinopsis pensé que estaba ante una novela histórica y ese fue el primer punto por el que me decidí a comprarlo y también el primero que me «decepcionó». Pero vamos a dejar eso aparte.

Tengo que reconocer que tengo un pequeño problema con Anna Casanovas (y también con otras autoras/es, pero no vienen al caso ahora) y es que, aunque sus historias me gustan, su forma de escribir no acaba de gustarme del todo. No sabría decir qué es, pero no puedo llegar a conectar con ella. Justo lo hablaba con una amiga y le comentaba cómo me sentía al respecto y me dijo que a ella le pasaba igual con Julie Garwood. Y mira que a mí me gusta la Garwood.

Pero vamos a centrarnos en lo importante: La partitura.

Nos encontramos con dos personajes heridos a los que la vida no les ha tratado del todo bien y la han afrontado de dos formas muy diferentes. A Charlotte le han arrebatado a su hermana gemela y, sin ella, no hay nadie que realmente la vea como ella es. Además, su sentido de la culpabilidad es demasiado grande y está obcecada en ser de todo menos feliz. Se limita a vivir y ya. A Adam, más que dolerle la pérdida de la visión o el abandono de su pareja tras el accidente, le duele en el alma no poder ver la música como lo hacía antes, no poder componer.

Adam ha sido un personaje que me ha encantado. Me gusta su fortaleza, la forma de enfrentarse a la vida después de lo que le ha pasado y como, no gustándole en quién se estaba convirtiendo, decide cambiar. La pérdida de la visión podría hundir en la depresión a otro con menos ganas de vivir que él, pero Adam se sobrepone y se adapta con facilidad. Lo que no lleva tan bien es el no poder componer porque no es capaz de ver la música en su corazón. De todos los personajes, es el más fácil de querer.

Charlotte, en cambio, no me ha ganado. Me ha costado empatizar con ella, sentirla cercana, quizá porque es su intención, el no querer que nadie se acerque a ella (y no acercarse ella a su vez), el no querer entablar lazos de amistad o cariño con unas personas a las que no tiene intención de volver a ver una vez acabe los estudios. Me he sentido así, como que no quiere que la conozcamos, que sintamos cariño por ella.

Me ha gustado más, en cambio, las apariciones de La partitura, que me han parecido más entrañables que mucha parte de la historia de Adam y Charlotte, la cual he notado muy apresurada. Mucha divagación, mucha repetición y tenía la sensación de que ya había leído lo mismo no muchas páginas antes. Me han sobrado “vueltas a la cabeza” de los personajes y me ha faltado más química entre ellos. Porque sí, dicen sentir un gran amor el uno por el otro pese al poco tiempo que hace que se conocen, pero a mí me ha faltado ver más esa evolución.

Puede que no termine de conectar con la forma de escribir de Anna pero lo que no puedo negar es que me gusta el planteamiento de sus historias, al menos en Herbarium y en esta, sobre todo en lo que a la relación entre la historia del pasado, con la actual. En Herbarium fue Jane Eyre y en esta, una partitura que despierta las emociones más intensas en quienes la escuchan.

Es precisamente en esto con lo que me quedo, con la bonita historia que hay tras la partitura y todos lo que han hecho su aportación a ella.


Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. Yo también pensaba que era histórico!!! A mi me pone un poco nerviosa cuando en las historias los personajes le dan demasiads vueltas a la cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es histórico. Me he llevado un chasco con eso. Y lo de los personajes, le da muchas vueltas, repite y no sacas nada en claro. La historia está bien, es bonita, pero creo que no está enfocada de la mejor manera. Ya te lo dejaré.

      Eliminar
  2. ¡Hola bonita!
    ¿Te puedes creer que no había visto la reseña?
    Y mira que ayer me estuve paseando por tu blog, pero una es así de lerda y claro, pasa lo que pasa.
    Creo recordar que hace unos años me leí un libro de Anna Casanovas (¿o era Noelia Amarillo? Por cosas del destino, las confundo), y no pasé de ahí. No me gustó lo suficiente como para adentrarme en una escritora, o no lo recuerdo bien. Y cuando salió este libro fue como: lo quiero.
    Y a pesar de tu reseña y lo que dices, lo leeré, claro que sí, a ver si opino lo mismo que tú, y no sé, por las ganas que le tengo también. ¡Jo! Voy también un poco con miedo por si me decepciona, pero bueno. ¡Ya te contaré!
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!

      A mí me gusta Noelia Amarillo, al menos, lo poco que he leído de ella: El corazón de una estrella y Quédate a mi lado, ambas historias cortas y sin grandes pretensiones. No me he metido en novelas suyas más largas y demás, pero se leen bien.

      Y de Anna, pues la "conocí" con Herbarium, después leí Vanderbit Avenue por que me llamaba mucho la atención con el tema de gángsters y ahora, La partitura. Me gustan sus historias pero algo en su forma de escribir me echa para atrás. No sé porqué.

      ¡Y por supuesto que tienes que leerlo! Yo suelo leer reseñas una vez terminado el libro y más que nada para ver si coincide o no con lo que pienso. Todo es cuestión de gustos y tienes que leerlo para formarte tu propia opinión.

      Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...