02 abril 2017

Rompiendo las reglas, de María Martinez

«El amor te destruye, te rompe en mil pedazos que nadie puede recomponer... Nadie salvo tú.»

Tyler es sexy, inteligente y seguro de sí mismo. Cabreado con el mundo, su carácter es impredecible. Los tatuajes de su cuerpo son el recuerdo constante de todo lo que ha perdido, de los errores que jamás podrá perdonarse y de los deseos que nunca logrará cumplir. Ha aprendido del peor modo posible que amar significa sufrir, y que el único modo de sobrevivir es regirse por sus propias reglas. 

Cassie es lista y divertida, un poco cínica, y no le importa lo que los demás piensen de ella. Sabe cuáles son prioridades, sus expectativas, y tiene muy claro la clase de vida que quiere vivir. Pero bajo esa apariencia de seguridad y control, se esconde un corazón roto y asustado que intenta proteger a toda costa. 

Han pasado casi dos años desde que Tyler y Cassie se vieron por última vez. Ninguno está preparado para el reencuentro, para aceptar que la atracción que una vez sintieron sigue ahí, bajo la piel, imposible de ignorar. Enamorarse sin remedio parece inevitable; pero, a veces, el amor no es suficiente. 



Han pasado dos años desde ese verano en que las vidas de Caleb, Savannah, Cassie y Tyler se entremezclaron y acabaron unidos de una forma que ninguno de ellos creyó posible.

Mientras Caleb y Savie hacen planes de boda, tanto Cassie como Tyler tienen que hacer frente a un reencuentro que trae consigo viejos sentimientos que ambos se negaron a admitir en su momento y que creían haber sido superados después de tanto tiempo. Cassie se marchó a la universidad sin despedirse y Tyler, mientras, sigue en Port Pleasant haciendo como si ese verano que pasó con ella no fuera más que una aventura sin más. Un rollo, nada más. ¿Por qué darle más importancia?

Admitámoslo, la atracción de ambos fue clara y apabullante desde el principio aunque no es hasta en este libro que conocemos qué significó realmente para ellos ese llamado “rollo de verano”.

—La próxima vez sé algo un poco más concreta. Soy un tío, no leo entre líneas. Si me dices que te alcance la luna, te aseguro que no pensaré en algo romántico. Probablemente saldré corriendo a la NASA a robar una puta nave espacial.

En Cruzando los límites ya sabíamos que Cassie había estado enamorada antes y que Eric le había marcado lo suficiente para no desear pasar otra vez por la experiencia y aquí se profundiza más en esa relación, la persona que era cuando le conoció y la que es ahora que ya no está. Las circunstancias de la vida le han hecho ser una persona independiente y segura de sí misma hasta el punto de que no le importa la opinión que los demás puedan tener de ella. Muestra una faceta cínica que no esconde el deseo de ser importante para alguien, de que no vuelvan a abandonarla. La marcha de Eric no es la única responsable de ello, sino que el divorcio de sus padres, la mala relación con su padre y la ausencia de una madre que solo piensa en el trabajo, también tiene parte de culpa de su forma de ser.

También Tyler tiene sus cosas, sus secretos, sus fantasmas y sus demonios bajo esa fachada de tipo duro. Al igual que Cassie, su regla máxima es no enamorarse pero, al contrario que ella, es la culpa lo que le hace creer no ser merecedor de ser feliz con ninguna chica. 

Tyler abrazó a Cassie contra su pecho creyendo que se ahogaba. Notaba algo filtrándose en su interior y sintió miedo al descubrir que era ella colándose por cada una de sus grietas. Tenía el corazón roto pero no muerto y ahora latía como nunca lo había hecho.

Pero los sentimientos de uno y de otro son demasiado intensos como para no hacer nada. En todo momento se ven empujados el uno contra al otro, creando una complicidad especial entre ellos que les sorprende y a la cual no pueden resistirse. Hay algo más que atracción latiendo bajo esas divertidas pullas, esas indirectas y esas demostraciones de celos que no son otra cosa más que el fruto de la inseguridad y el miedo a sentir más de lo que esperaban. Ninguno de los dos está preparado para enamorarse pero cuando se llegan a dar cuenta, ya habían recorrido gran parte del camino.

Tyler no era lo que aparentaba. A pesar de lo duro que se empeñaba en parecer y de cómo se mostraba ante el resto del mundo, con ella estaba revelando una parte de sí mismo totalmente diferente. Poseía muchas facetas que estaban cambiando la percepción que Cassie tenía sobre él y, sin pretenderlo, el chico había empezado a arañar su superficie abriéndose paso a su corazón.

Hasta que aparece Eric y no solo tambalea su relación, sino que sacude a Tyler de forma apabullante. Eric es más que el ex novio de Cassie. Y si ya habíamos visto la lealtad inquebrantable de Tyler a lo largo de este libro y el anterior, es en este momento cuando se hace más notable. A veces me daban ganas de zarandearle con fuerza (después de subirme a un taburete, que el tipo es alto y yo, pequeña jajaja) por su comportamiento. Pero Tyler es así. A veces, lo difícil no es enamorarse o admitirlo, lo complicado es creer ser merecedor de ese amor correspondido y, aunque a veces es muy fácil ser egoísta, no lo es tanto cuando serlo podría implicar perder a alguien importante en su vida. Y Tyler es de los que prefiere sacrificar su propia felicidad por la gente que quiere.

Es imposible que no se te encoja el corazón con Tyler y esa lucha interna que tiene, aunque a veces peque un poco de dramático. Para ser un personaje con tanta fortaleza, es entrañable cuando se muestra tan perdido, herido y enamorado.

Y ese final… En fin, una bomba. No era algo que me hubiera esperado de ninguna de las maneras y va a cambiar la vida de Cassie y Tyler tan drásticamente que no puedo esperar para leer la tercera y última parte.

Si algo tienen los personajes de María, es la intensidad y la fuerza de la que hacen gala. Para lo bueno y lo malo. El amor es grande, también la atracción pero también la culpa y los remordimientos. Tal y como ella ha dicho muchas veces, la New Adult se caracteriza por la intensidad con que los personajes de esa edad lo viven todo y se nota en cada página, en cada momento y sentimiento de los personajes.

Ahora, toca esperar a la tercera parte.


Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...