07 febrero 2017

RESEÑA: Cazadora de Hadas de Jennifer L. Armentrout





Las cosas están a punto de ponerse muy complicadas en Nueva Orleans. 
Ivy Morgan no es una universitaria cualquiera, ni su vida es tan tranquila como podría ser la de una chica de su edad… Ella pertenece a la Orden, una organización secreta encargada de combatir hadas y otras criaturas diabólicas que se mueven por el Barrio Francés de Nueva Orleans. Cuatro años atrás, esas criaturas le arrebataron a las personas que amaba… Y desde entonces no puede permitirse querer a nadie. En un trabajo como el suyo los vínculos emocionales están prohibidos. 
Entonces aparece Ren Owens, con sus ojos verdes y su metro noventa de tentación, a desestabilizar las barreras que ella misma se había impuesto… Y es que Ren es la última persona que Ivy necesita en su vida. Bajar la guardia con él es tan peligroso como ir a la caza de las hadas infernales que asolan las calles. 
Ivy necesita algo más que las exigencias de su deber, pero ¿valdrá la pena abrir su corazón? ¿O quizás el hombre, que reclama su alma y su corazón, podría causarle más daño incluso que los seres antiguos que amenazan la ciudad? 



Que las hadas no seas unas criaturas mágicas tan tiernas como Campanilla es algo que a más de uno le costará aceptar pero que es algo que Ivy, nuestra protagonista, tiene muy presente. Al fin y al cabo, su trabajo es acabar con esas hadas que resultan ser criaturas malvadas que usan su poder para jugar con las personas a su voluntad, pudiendo incluso dominarlas, hacerlas enloquecer e, incluso, morir. Además, fueron las causantes de la muerte de su familia y de su novio.

Me costó meterme en la historia y eso que me encantan este tipo de novelas con tintes mágicos y paranormales, mezclando el folklore con la realidad. Y no sé por qué, porque tiene un estilo ágil y fácil de leer, con toques de humor que hacen una lectura amena. Pero eso fue al principio porque llegó un punto en que mascullaba por lo bajo al llegar a mi parada en el tren de camino al trabajo. Tenía que dejar de leer cuando lo que quería era seguir devorando hojas como Tink, el gracioso duende/mascota de Ivy, devora buñuelos.

Ivy guarda mucho remordimiento dentro, mucho dolor por las pérdidas que ha sufrido a lo largo de su vida y eso hace que intente no apegarse a la gente de su alrededor: compañeros de “la secta” como se hacen llamar, coloquialmente, los cazadores; su compañera de universidad y, sobre todo, de Ren, el guapo cazador que acaba de llegar a la ciudad. En apariencia es fuerte y decidida, temeraria incluso, pero poco a poco se van vislumbrando todas sus inseguridades, todo su miedo y dolor. Cree que, si no se acerca a la gente hasta el punto de cogerles cariño, cuando estos mueran o se vayan, no dolerá tanto.

Ren, pese a que también guarda sus secretos oscuros, es todo lo contrario a ella y quizá por eso es que tienen tanta química. Me ha encantado este personaje, con esa mezcla de dulzura y picardía y, especialmente, por la forma de tratar a Ivy. Sabe que, en un trabajo como el suyo en el que juegan con el peligro todos los días, su esperanza de vida es corta y trata de vivirla al máximo. E intenta que Ivy lo haga también, que deje atrás el miedo y se abandone a unos sentimientos y sensaciones que no hacen ningún mal.

Había mucha fealdad en mí y creo que él lo sabía, en lo más hondo, porque llevaba lo mismo dentro. Pero yo agradecí el cariño que repartía como golosinas en Halloween. Sin pensarlo, me estiré y le besé. Fue un beso casto, una bendición y un gracias, nada más que un roce de mis labios contra los suyos. 

La vida es demasiado corta para dejarla escapar por miedo.

Y mientras Ren e Ivy hacen frente, cada uno a su manera, a la atracción que hay entre ellos, las Hadas (con corte Real y todo, ¡menuda categoría!), tratan de entrar en el mundo de los humanos para apoderarse de él y sembrar el caos. ¡Así de malvados son!

Por si eso no fuera poco, el trabajo de Ren es buscar a un híbrido entre hada y humano para acabar con él ya que parece tener un papel muy importante en esa guerra.  El problema es que nadie sabe quién es. Además, parece haber un traidor entre los cazadores que están ayudando a las hadas en su malvado cometido. La identidad de esos dos personajes es una sorpresa y, al mismo tiempo, no lo es. No es que haya mucho misterio al respecto porque tampoco es que se haya tratado de desviar la atención hacia otros de manera muy eficiente. A medida que vas leyendo, tú misma llegas a tus propias conclusiones que, al final, acaban siendo ciertas.

Cazadora de Hadas se trata de un libro introductorio, que como pasa con todos los primeros libros de una saga, planta los cimientos necesarios para hacerte una idea de qué te vas a encontrar y te da motivos para seguir leyendo. 


Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...