12 agosto 2017

RESEÑA: Una corte de rosas y espinas, de Sarah J. Maas



Feyre está desesperada, su vida y la de su familia dependen de ella. Enfrentada al hambre más absoluto, no dudará en ir al bosque prohibido y matar si es necesario. Pero su osadía la convierte en prisionera del misterioso Tamlin, quien a pesar de su aparente frialdad la hará descubrir una ardiente pasión que marcará su destino. Lejos de su familia y su mundo, Feyre tendrá que tomar una decisión capital para salvar todo lo que ama.



Si os tengo que ser sincera, ni siquiera leí la sinopsis cuando empecé el libro. Era tanto lo que había leído por ahí de la novela (sin spoilers pero el hype de la gente, a veces, es contagioso) que simplemente me hice con ella. Tenía curiosidad por saber qué tanto tenía el libro que atraía a tanta gente.

Después de haberlo leído, casi puedo entender que les haya gustado tanto.

Estamos ante un reboot más de La bella y la bestia (en algunas partes me ha recordado mucho a La Belle et la Bête, la película franco-alemana del 2014 con Lea Seydoux en el papel de Bella y Vincent Cassel en el de Bestia) pero con un giro en la trama muy interesante.

Feyre está acostumbrada a ser ella la que saque a su familia del hambre, la que se interne todos los días en el peligroso bosque para cazar algo que les dé de comer a su padre lisiado y a sus dos hermanas mayores, quienes parecen estar más preocupadas por la apariencia y los vestidos, que la situación en la que se encuentran. El hambre desespera a la gente y vuelve locos a los más cuerdos. Feyre no ha llegado aún a ese punto pero ya no sabe qué más hacer para llevar dinero y comida a casa. Por eso, cuando un día se le cruza un ciervo por delante, no lo duda y levanta el arco para dispararle; no tiene tiempo de sentir lástima. Lo que no esperaba era que apareciera un lobo gigante, rondando a la cierva también. Una flecha en el ojo es todo lo que necesita Feyre para para abatir al animal.

Lo que no esperó para nada fue que ese acto conllevaría unas consecuencias que cambiarían su vida por entero. La llegada de una bestia clamando venganza por el lobo muerto, que resultaba ser un fae, hará que Feyre abandone su familia y se vea prisionera en una tierra de la que solo conoce por leyendas y que entraña misterios que nadie humano ha podido llegar a discernir. Y el primer misterio tiene nombre: Tamlin, la bestia que la saca de su casa acusándola de haber matado a su amigo a sangre fría. Pero tanto Tamlin no es lo que parece y Feyre pronto descubrirá que, bajo esa apariencia animal, se esconde un hombre (o Fae en su lugar) preso de una maldición que le obliga, tanto a él como a su gente, a llevar una máscara que les oculta el rostro al mundo. No pueden hablar de ello pero Feyre sabe que es lo bastante grave como para que afecte también a su mundo, el de los humanos.

A partir de aquí, la historia se vuelve interesante aunque no se desprende del todo de la base de La Bella y la bestia. Todos maldecidos en el castillo sin poder hablar de lo que realmente pasa, que solo ella tenga la capacidad de salvarles a todos, ese odio del principio que se va tornando en amor a medida que se van conociendo… Son muchos los detalles y similitudes pero me ha gustado este giro que le ha dado. Los Fae parecen estar de moda en la literatura últimamente (ya hemos pasado a los vampiros, los hombres lobo y los ángeles caídos) y aquí tenemos un ejemplo más de que, un mismo tema puede dar para muchas versiones.

Como viene siendo habitual últimamente, estamos ante un libro escrito en primera persona y, aunque estoy un poco cansada de este punto de vista, tengo que reconocer que es el adecuado para esta historia. Es Feyre la que tiene prejuicios contra los Fae, la que desconoce toda la historia al igual que nosotros y meterse en su cabeza con todos los interrogantes y dudas que le van surgiendo es el punto clave de la historia. No tendría gracia que conociéramos a Tamlin por él mismo porque el misterio de todo lo que le rodea, perdería su gracia. Así que, sin que sirva de precedente, diré que me ha gustado leerlo en primera persona.

Feyre me ha gustado mucho como personaje. Es fuerte y luchadora y no le importa poner su vida en peligro si con ello consigue ayudar a su familia o a los que le importan. La vida y las circunstancias de estas la hacen cambiar y será interesate ver cómo le afecta lo ocurrido al final del libro. Habrá que leer el segundo.

También Tamlin me ha gustado. Lleva una pesada carga sobre los hombros y, aunque a veces tenga apariencia de bestia, tiene un gran corazón. Se preocupa por su gente y su destino, del cual se cree responsable. Ha intentado luchar él solo contra la maldición pero ha llegado a un punto en el que no puede hacer nada más que dejarse vencer o dar su vida por ello. Estaba buscando una palabra que definiera a Tamlin y después de darle muchas vueltas, tengo que decir que “sensible” es la que creo, bajo mi punto de vista, más le define. Pese a su capacidad de convertirse en una bestia cuando quiere o estar alterado, pese a lo brusco o solitario que se muestre a veces, incluso pese a ser uno de los mejores guerreros, es un alma sensible que se emociona con la música, con los paisajes bellos, con la sonrisa de una chica a la que está empezando a querer sin remedio.

El personaje que más me ha sorprendido ha sido Rhys pese a que lo presentan al principio como uno de los villanos. Esconde más de lo que muestra y los pequeños detalles que va enseñando le convierten en un personaje que dará mucho de qué hablar en los siguientes libros.

Tengo que decir que me ha durado un suspiro el libro y eso es gracias al estilo ágil con el que está escrito. De vez en cuando se agradece toparte con una historia así, que te haga disfrutarla sin pensar demasiado. Como ya sabéis, el mes pasado formé parte de la Lectura Conjunta de Trono de Cristal (podéis leer la reseña aquí), de la misma autora que Una corte de rosas y espinas, y tengo que decir que este me ha gustado más.

¿Qué más me queda por decir? Creo que ya lo he dicho todo. Es un libro que he disfrutado mucho, que me ha resultado muy agradable de leer y que me alegro de haber descubierto a Sarah J. Maas. No se ha convertido, de la noche a la mañana, en una de mis autoras favoritas pero sí que la voy a seguir de cerca.



¿Y vosotros, la habéis leído? ¿Qué os ha parecido?

Un beso y hasta la próxima.


Image and video hosting by TinyPic

08 agosto 2017

DE LA A A LA Z

¡Hola cachorritos!

Hace un tiempo, merodeando por la blogosfera, encontré esta sección y me pareció tan interesante que decidí adoptarla para el blog. Se trata de elegir una serie de elementos que empiecen por la letra correspondiente que toque, en este caso y para empezar, con la letra A.

¡Vamos a ello!

PELÍCULA


Aquí tengo un conflicto y eso que acabamos de empezar la sección. Iba a poner Ahora me ves porque me encantó en cuanto la vi, pero luego me acordé de Amélie y ya me ha entrado la duda *risas*. Las dos son muy diferentes ero cada una, en su estilo, me han gustado mucho.

SERIE


Anne of Green gables. Esta serie ha sido todo un descubrimiento. No recuerdo si en mi infancia veía la serie de animación y sé seguro que los libros no me los he leído. Una amiga a la que le encanta la versión antigua de la serie, me la recomendó y me encantó. Estoy deseando que pongan la segunda temporada.

LIBRO


Ángeles y demonios es, con toda seguridad, uno de los libros de Dan Brown que más me gustan. Me gusta mucho este género de libros y hace tiempo que no encuentro uno del estilo que me atrape tanto como este.

PERSONAJE (SERIE, PELICULA O LIBRO)

Pongo ilustración para no diferenciar a los dos Alec de la serie y la película
Así, de buenas a primeras, el que me viene a la cabeza es Alec Lightwood, de la serie (libros, no seria, aunque Matt Daddario se lleva mis suspiros cada vez que sale en pantalla) Cazadores de sombras. La evolución que tiene este chico en los libros es increíble y se convierte, de alguien repelente por lo serio que es, a alguien imposible de no querer.

CANCIÓN


As long as you love me, de los Backstreet Boys. Son de mi época y es una de esas canciones que me transportan a mi adolescencia. El otro día, sin ir más lejos, me puse a escuchar toda la discografía mientras corregía la novela. Los echaba de menos.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a dejarme vuestras respuestas en los comentarios?
Image and video hosting by TinyPic

06 agosto 2017

RESEÑA: Trono de Cristal, de Sarah J Maas



La magia ha abandonado el mundo y un malvado rey gobierna desde su trono de cristal. Es en ese momento cuando una temible asesina llega al palacio. No está allí para matar, sino para ganarse su libertad. Si consigue acabar con 23 asesinos, ladrones y guerreros en una competición por convertirse en el mayor asesino del reino, entonces conquistará su libertad. Ella se llama Celaena Sardothien. El príncipe tratará de engañarla. El capitán, de protegerla. Pero ambos la aman. Y la princesa de un reino vecino se convertirá en algo que Celaena nunca pensó que tendría: una verdadera amiga. Pero algo terrible se mueve por el palacio y ha llegado dispuesto a matar. Mientras sus competidores van cayendo uno a uno, la lucha de Celaena por ganar su libertad se convertirá en una lucha por sobrevivir y en un reto imposible por acabar con la fuerza maligna que trata de destruir su mundo. El reino ha convocado a una asesina. Dos hombres la aman. Todo el reino la teme. Pero solo ella puede salvarse a sí misma...



No tenéis ni idea de la cara de lerda que se me quedaba cuando entraba a twitter y gran parte de mi TL hablaba de ACOTAR o ACOMAF. Pensaba, ¿esto qué es? ¡La gente está súper enganchada a lo que se suponga que es eso! Pues bien, misterio resuelto: es una saga de libros de la autora Sarah J Maas y parece que está causando furor. No he los he leído aún pero sí que me he leído el primero de otra serie suya y es de este del que voy a hablaros.

 Durante todo este mes de julio he participado en la Lectura Conjunta del libro Trono de Cristal. Éramos apenas 4 personas pero me lo he pasado genial. Teníamos una lista de capítulos para leer durante la semana y dedicábamos los domingos tarde/noche para comentar. Nunca había participado en una lectura así y la experiencia ha sido tan buena, que me he apuntado a otra (esta vez más “bestia” porque se trata de leer toda la saga entera de Shadowhunters. ¡Tenemos lectura para todo un año! ).

Y antes de que se me olvide, os dejo aquí las reseñas de dos de las integrantes del club de lectura:

Marta del blog The somewhere library
Patri del blog Written in the sand

Pero volviendo a Trono de Cristal. Nos presentan a Celaena Sardothien, una asesina a sueldo encerrada en las minas de sal como castigo por todos sus crímenes. No es más que una niña y en algunos puntos, sus comportamientos así lo demuestran. Un año después de eso, la sacan de las minas para llevarla ante el príncipe. Tiene un trato que proponerle: si acepta participar en la competición para convertirse en la asesina del reino, se ganará su libertad. Y esa palabra y lo que supone es aliciente más que suficiente para que Celaena acepte. Pero no todo va a ser tan fácil. Celaena sabe que es buena pero ni ella misma se cree capaz de vencer el mal que recorre los pasillos de palacio, llevándose a sus competidores uno por uno. No nos olvidemos del amor y del tándem Celaena- príncipe Dorian- Chaol (el guardaespaldas de la asesina). A su manera, los dos están interesados en ella, aunque tienen unas formas diferentes de demostrarlo.

No puedo decir que haya sido un gran libro porque no lo es, pero sí que ha estado entretenido. Con una trama muy similar a Los Juegos del hambre (un juego a vida o muerte entre un grupo de aspirantes al título, en este caso, de asesino del reino), consigue atraparte casi desde el principio. Tiene un estilo ágil, sin muchas ceremonias y con la información justa y necesaria; no se va por las ramas y eso es algo que se agradece. En este tipo de historias donde la acción está a la orden del día, se agradece que la lectura sea ágil y fácil de leer y que no se pierda en descripciones rimbombantes que entorpecen la lectura.

 Está escrito en tercera persona, cosa que agradezco infinitamente. Estoy un poco cansada de las escritas en primera.


 En cuanto a los personajes, ha habido de todo. Celaena ha sido un buen personaje, una buena protagonista pero también es cierto que había momentos en que su comportamiento era contradictorio: muy infantil y caprichosa en unas partes y muy “madura” y sentida en otras. No puedo decir que me haya gustado pero tampoco me ha desagradado. Hay que tener en cuenta que no estamos ante la típica protagonista, sino que se trata de una asesina, de una niña de apenas diecisiete años que se ha hecho a sí misma y que ha sobrevivido al asesinato de sus padres como ha podido. A lo largo del libro nos dan pequeñas pinceladas y detalles que le llevan a una a pensar que Celaena no es todo lo que aparenta, que es más que la asesina de la que se vanagloria de ser. Estamos ante el primero libro, que ha servido más de introducción que otra cosa, pero habrá que esperar al siguiente para ver si las suposiciones que ibas haciendo mientras leías, son ciertas o no.

 Por otra parte, tenemos al príncipe heredero, Dorian. Creo que podría decir que ha sido uno de los personajes que más me ha gustado. No da la talla como príncipe heredero, al menos, no se comporta como tal, pero sí que ha demostrado ser el que más “corazón” tiene. Está cansado de la política, del falso ambiente de la corte, de que su madre le de listas de posibles esposas porque tiene que casarse por el bien del reino. Él solo quiere casarse por amor y, aunque Celaena no es más que una asesina (o eso parece), lo que siente por ella le lleva a plantearse incluso el casarse con ella. Lo dicho: es el primer libro y veremos qué pasa con el siguiente.

 Después tenemos al tercero en discordia, Chaol. Amigo del príncipe, soldado del reino y protector (muy a regañadientes) de Celaena durante la competición. Chaol es, casi con toda probabildad, uno de los personajes que más me ha costado leer. Siempre muy hermético, controlado, muy suyo. Es seco y autoritario con Celaena, quizá porque no se acaba de fiar de ella o quizá, porque empieza a gustarle más de lo que debería. Lo que está claro, es que no le es tan indiferente como pretende hacer creer y tiene gestos que así lo demuestran. Sigo sin saber muy bien qué pensar de él.

 No es que estemos ante un triángulo amoroso, al menos no como yo lo concibo, pero sí que se nota desde el principio que hay algo entre ellos. Eso sí, la forma de resolver ese conflicto al final del libro, no me ha acabado de convencer. Muy rápido, algo incoherente en algunos puntos…

 El resto de personajes, sin necesidad de gran cantidad de información de ellos, han sido unos buenos secundarios y han sabido estar en su lugar. Y tengo que destacar al rey que, pese a haber salido apenas en un par de escenas, es el que más peso tiene en la historia. Quizá porque, al igual que muchos, no es lo que aparenta ser y estoy segura de que mostrará su otra cara en el resto de libros.

 El punto mágico del libro da para muchas elucubraciones, teorías y demás. Abre un abanico de posibilidades que con Trono de Cristal apenas podemos empezar a vislumbrar. Solo han sido pinceladas que te han hecho ver que, pese a que dicen que la magia está extinta y castigada, eso no es del todo cierto. Queda mucha tela que cortar en ese aspecto.

 Como he dicho antes, no ha sido la gran maravilla del libro (de hecho, lo que más he disfrutado ha sido con los comentarios de los domingos en los que decíamos qué nos había parecido y las teorías locas que nos pasaban por la cabeza) pero sí que ha abierto el gusanillo de la curiosidad. Entretenido, dinámico y con una trama que no te dejará indiferente.

 Ahora, toca empezar con el segundo.



 Y vosotros, ¿lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? 

 Un abrazo y hasta la próxima.
Image and video hosting by TinyPic

03 agosto 2017

RESEÑA: El ocho, de Katherine Neville



Catherine Velis, una alta ejecutiva experta en computadoras, se ve atrapada sin quererlo en la búsqueda de un legendario ajedrez que perteneció al emperador Carlomagno. El campeón soviético de este juego, de gira en Nueva York, le advierte que corre un gran riesgo si se empeña en encontrar las piezas, pues en ellas reside la clave de una antigua fórmula ligada a la alquimia, la masonería y los poderes cósmicos. Ese mágico ajedrez, enterrado durante mil años en una abadía francesa, nos conducirá —de 1790 a 1970— por la historia de los personajes que poseyeron sus piezas y por la larga serie de crímenes que se cometieron para hacerse con ellas. Los personajes van desde Napoleón, Robespierre  y Casanova, hasta Voltaire, Newton o Catalina la Grande. Pero los crímenes todavía no han terminado.





En 1790, en la abadía francesa de Montglane, dos novicias (Mireille y Valentine) se reúnen con el resto de monjas del claustro en el despacho de la abadesa. Nada más entrar notan que pasa algo, que los rostros tensos y serios son mala señal. Y no se equivocan. El peligro acecha la abadía y deben actuar cuanto antes. Ante los oídos incrédulos de las monjas, la abadesa les cuenta la historia de un antiguo tesoro escondido entre los muros de la abadía: el ajedrez de Carlomagno y del cual se dice que otorgará poderes ilimitados a todo aquel que posea todas las piezas y sea capaz de desentrañar sus misterios.  Tienen que sacarlo antes de que caiga en malas manos. A partir de entonces, la vida de las jóvenes Mireille y Valentine estarán ligadas a las piezas de ese ajedrez, aún a riesgo de su propia vida.

En 1970, Catherine Velis está a punto de entrar en medio de una partida de ajedrez real en la que la línea entre la vida y la muerte es demasiado corta y que cualquiera puede cruzarla cuando menos se lo espera. Toda la gente a su alrededor parece formar parte de un bando pero las lealtades son demasiado borrosas para fiarse de alguien. Blancas y negras. Pero Cat no sabe ni qué pieza es, ni a qué bando pertenece ni siquiera porqué se ha visto implicada en todo eso. Lo único que sabe es que ha visto morir a gente delante de sus ojos, que su vida misma corre peligro y que ese juego de ajedrez del legendario Carlomagno parece ser el centro de la ambición de ambos bandos. ¿De quién fiarse? ¿Qué tiene de especial para que la hayan elegido? ¿Cómo salir con vida si ni siquiera sabe quién está de su lado? ¿Qué secreto oscuro oculta el ajedrez para que todo el mundo mate por ellas?


Cuando alguien me pregunta por qué El ocho es uno de mis libros favoritos, muchas veces no sé qué responderles. Decir que es un gran libro (dejando de lado su gran extensión), es quedarse corto. Para mí, reúne todos los ingredientes necesarios para ser una novela “perfecta”. Y resalto la palabra porque ninguna novela es la perfección hecha palabras. El ocho reúne misterio, historia, amor, y conspiraciones que han hecho de ella una de las novelas más leídas del mundo.

Recuerdo la primera vez que lo leí. No debería tener más de 17 años y, aunque ya tenía afición por la lectura, no había entrado aún en la fase “ávida lectora” en la que estoy ahora. Me lo dejó una compañera de trabajo y me asustó lo grueso que era (estamos hablando de la friolera cifra de 859 páginas, que se dicen rápido). Esa primera lectura no fue ni mucho menos profunda. Me limité a seguir adelante página tras página, ansiosa por saber cómo seguía. Al terminarla, sentí como si me hubieran dado un golpe en la cabeza. No acababa de asimilar lo que había leído pero sí sabía que me había encantado. No estaba acostumbrada a leer novelas tan densas, en las que tuviera que pensar tanto.

Años después, lo volví a leer y esa vez entendí cosas que la primera vez, por mi inexperiencia y ansia, había pasado por alto. Y ahora, después de muchas más lecturas, sigue costándome quedarme con todo y sigo descubriendo más cosas.

El ocho es un libro plagado de detalles, muchos de ellos históricos, de personajes que todos conocemos (Robespierre, Napoleón, Carlomagno, Voltaire, la zarina Catalina, un largo etcétera que le llevan a uno a abrir la enciclopedia y leer sobre ellos), de conceptos físicos, matemáticos, astrólogos y místicos que escapan un poco a nuestro conocimiento. Tengo que reconocer, a riesgo de parecer poco inteligente, que es ese tipo de conceptos me cuesta de entender del todo; demasiado profundos para mi mente simple *risas*. Y así como la impresionante labor de búsqueda de información de la autora, como su forma de plasmarla en la novela y que todo tenga su sentido dentro de la parte global de la obra es algo que hacen de ella una de mis preferidas, también es un punto negativo. Contradictorio, lo sé. Hay muchos detalles que no hubiera pasado nada de haberlos omitido; la historia habría salido adelante sin necesidad de ellos.

Algo que hay que tener en cuenta al leer el libro, es que no está situado en la época actual y, aunque los años 90 no quedan muy lejos, sí que son diferentes en algunos aspectos en comparación con nuestros tiempos. Y hay que tener en cuenta también que el libro está escrito a finales de los 80. Ya digo que estos detalles no son importantes pero la temática puede llevar a confusión.

Sobre el estilo, hay que decir que hay dos partes bien diferenciadas. Las que hacen referencia al pasado, con Mireille como protagonsita, están narradas en tercera persona y las partes de Catherine, en primera. Una buena forma de diferenciarlas, desde luego, pero sigo prefiriendo la tercera persona. Me siento más cómoda leyendo desde un punto de vista más objetivo.

La relación entre personajes es tan difusa a veces, a favor de la trama, que cuesta saber quién está de parte de quién. Es una tela de araña muy bien tejida; vamos descubriendo las verdaderas lealtades del gran abanico de personajes secundarios al mismo tiempo que Cat y Mireille, las dos protagonistas. Puede llegar a ser confuso tanta presencia de personajes, no sabiendo a veces quién era quién, quién había dicho o hecho tal cosa. Sus personajes son complejos, con muchos matices y caras que hacen que sea difícil poder catalogarles entre “buenos” o “malos” porque no se sabe quiénes son de un bando y quienes de otro. Es un libro para no perder detalle, para dedicarle todos los sentidos porque puedes perderte algo importante.

Y esa es la magia de El ocho, que te mantiene pegada a sus páginas de principio a fin, queriendo saber qué pasa. A medida que vas leyendo piensas, ¿qué tiene de especial ese ajedrez? ¿Y por qué, de entre todas las personas, son ellas las dos elegidas? Y vas elucubrando sobre quién juega en blancas y quién en negras; vas formándote tus propias teorías sobre el secreto del ajedrez o quién está detrás de todo.

Ya digo que es un libro denso, largo y puede resultar a veces algo difícil de entender, pero una vez te sumerges en la historia, te atrapa de tal forma que solo quieres leer y leer. A todos aquellos que les gusten los libros de misterio con tintes históricos y de conspiraciones, este es su libro. Puede gustarte más o menos pero seguro que no te deja indiferente.


Image and video hosting by TinyPic